LAGRIMITAS DE POLLO CASERAS

Estas lagrimitas de pollo caseras no están buenas, no,… es lo siguiente. Son una delicia. Son muy jugosas y tiernas y un acierto absoluto para cualquier ocasión. Al igual que las croquetas siempre triunfan en cualquier mesa pues lo mismo ocurre con estas lagrimitas de pollo caseras, un aperito o entrante ideal.

Asi se preparan las lagrimitas de pollo caseras

Ingredientes:

1 pechuga de pollo, aprox. 1/2 kg.
4 cucharadas grandes de harina para rebozar sin huevo, (tipo “yolanda”)
1/2 vaso de vino blanco
1 pastillita de caldo tipo avecrem
2 cucharitas de ajonjolí
sal
mayonesa
mostaza

Preparación:

Echamos en un bol la pechuga cortada a daditos de unos 4 cms mas o menos, añadimos el vino blanco y lo dejamos unos 10 minutos. Añadimos la harina, 1/2 vaso de agua, la pastillita de caldo, sal al gusto y el ajonjolí, mezclando bien todo.

Con el aceíte bien caliente vamos echando uno a uno los trozos de pollo y hasta que cojan un color doradito y floten en el aceite. Sacar y colocar sobre servilletas absorventes de papel para que absorvan el aceite sobrante.

Acompañamos con salsa mayonesa ligada con una cucharada de mostaza y ajonjolí por encima, limón o cualquier otra salsa que nos guste, salsa alioli, barbacoa, tártara,…etc, Si no quereis una alternativa al huevo para la mayonesa podeis hacer lactonesa que lleva leche en su lugar.

Podemos servirlas en caliente o frías aunque calientes o templaditas están más ricas.

Muchos besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.