LECHE DE SÉSAMO O AJONJOLÍ ES PURA ENERGÍA

Esta leche vegana de sésamo o ajonjolí es muy buena porque tiene muchas propiedades. La vi en varios sitios de internet, en varias webs, por youtube…. y me quedé sorprendida de la cantidad de propiedades que tenía. Esta leche de sésamo o ajonjolí es pura energía.

Decidí hacerla por sus propiedades y porque tal como contaban en el video era para decir adiós al cansancio. Así que tome buena nota y probar que tal me sentada y si funciona estar preparada para cuando llegue la astenia primaveral que a mí me da todos los años, con más o menos intensidad… aún recuerdo siendo bastante joven que fui al médico por la astenia y me recetó un medicamento que me dio taquicardias… ya no he vuelto a probar remedio médico para la astenia más allá de vitaminas así que cuando vi la leche de sésamo como remedio para el cansancio tenía que probarlo.

Os lo comparto. No me he ceñido a ninguna receta pues hay miles por la red así que he hecho mi propia versión. Espero que os sirva a vosotros también porque a mi me ha funcionado y además me he visto otro beneficio que no he escuchado en ningún sitio pero que salta a la vista y es que te deja la piel resplandeciente. Estoy sorprendida con el efecto que me produce esta leche, probadla y ya me contaréis.

INGREDIENTES:

-100 gr. de sésamo o ajonjolí,

-1 litro de agua,

Opcional:

-1 cucharada de azúcar o miel u otro endulzante a tu gusto,

-una cucharada para saborizar de: canela en polvo o vainilla, dátiles, ralladura de naranja, o polvo de naranja, bayas de goyi…

PREPARACIÓN:

La noche anterior se ponen las semillas de sésamo en un recipiente con agua y a la mañana siguiente se prepara esta leche vegetal.

A la mañana siguiente tirar el agua y recoger en un colador las semillas de sésamo. Estas se vuelven a poner en una batidora con un0s 100 ml de agua para ir batiendo las semillas.

Poner unos 900 ml de agua en un cazo a hervir.

Mientras esperamos a que hierva el agua batir bien las semillas hasta que no las escuchemos crujir. Ahora es el momento de añadirle el endulzante y/o saborizante a tu gusto.

Cuando el agua que hemos puesto a hervir esté bien caliente, no es necesario que hierva pero si que esté muy caliente, se vierte sobre el sésamo  y se vuelve a batir todo un par de minutos para que el conjunto se integre bien. Este paso de calentar el agua es importante pues es el truco para que la leche de sésamo no amargue.

Si hacemos esta leche con agua natural sin calentarla, la leche de sésamo saldrá amarga.

Finalmente colamos nuevamente nuestra leche y listo. Esto podemos hacerlo con un colador o con una tela de algodón según lo fina que queramos la leche.

Los restos que las semillas que nos queda en el colador podemos aprovecharlo para hacer galletas igual que se aprovechan los restos de avena para las galletas de avena.

Esta leche se conserva refrigerada entre 2 y 4 días.  Una opción para que dure unos días más es añadirle unas gotas de vitamina E si tienes por casa.

Aquí os dejo una fotito para que veáis cuanta cantidad sale.

Si tenéis anemia, os ataca fuerte la astenia primaveral, estáis pasando por un periodo en vuestra vida en la que tengáis mucha sobrecarga de trabajo, cargas o responsabilidades, o simplemente vuestra vida es así, probad este remedio que no sé si será el “efecto placebo” pero a mí me ha funcionado… me siento menos cansada y además de para la energía ya os digo investigad un poco pero esta leche es muy rica en calcio.

Así que con tantos beneficios lo mínimo será darle una oportunidad. Espero que la hagáis. Es muy fácil y tiene muchas propiedades: es rica en calcio, tiene fibra, hierro, ayuda a reducir la hipertensión, el colesterol, nos ayuda a perder peso y quemar grasa, … hasta he leído que detiene la producción de células cancerosas, y otros muchos beneficios…. uf estoy muy impresionada y encima esta buena….

leche de sésamo

OTRAS COMBINACIONES:

También he visto que se pueden hacer leches vegetales mezclando varias semillas, como sésamo y linaza o  pipas de girasol o calabaza, también podemos mezclar las semillas con cereales o con frutos secos, podríamos hacer por ejemplo: leche de sésamo y linaza, leche de sésamo y avena, leche de sésamo y almendras o avellanas… las combinaciones son infinitas… hasta ahora sólo había probado a hacer en casa la leche de avena y me gustó pero está tiene muchas más propiedades, es un tesoro.

Espero que lo probéis porque merece la pena.

Besitos y a cuidaros.

Deja un comentario