COSTILLAS DE CERDO CON MIEL Y SALSA DE SOJA

Esta receta de costillas de cerdo con miel y salsa de soja la hice hace muchos años y al volver a toparme con ella repasando recetas se me antojo hacerlas de nuevo y subirlas. En este blog que comparto con ustedes, solo dejo aquellas recetas que por méritos propios se ganan un lugar en mi humilde recetario. Hay muchas que aunque merecidamente, por falta de tiempo, acumulación de recetas, o cualquier otro motivo no termino de subirlas y este es el caso de estas costillas. Pero estas ya por fin, han ocupado su lugar en esta, mi cocina virtual.

Os quiero recomendar un restaurante de carne en Barcelona. Tienen un local acogedor y agradable de tapas clásicas e internacionales, buena atención, bien situado en pleno centro de Barcelona al lado de la Catedral del Mar. Lo conocimos por un golpe de suerte, ya que no tenía referencias previas ni estaba como destino gastronómico planeado aunque en todos mis viajes disfruto mucho viendo cuales son los platos y dulces típicos del lugar al que viajo y planeando los sitios elegidos para probarlos pero en este caso el azar nos ayudó y es algo que también me gusta mucho: encontrar por casualidad un local y que sea todo un acierto. De lo que pedimos estaba todo bueno y los precios eran muy normales.

Ingredientes:

  • 1 kg de costillas de cerdo
  • 3 cucharadas de miel
  • 6 cucharadas de salsa de soja
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • 2 cucharitas de ajo en polvo
  • 2  cucharadas de cebolla
  • 2  cucharadas de semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de maizena
  • 150 ml de agua

Preparación:

Colocar las costillas en un recipiente apto para el microondas y añadirle el ajo, la cebolla, el sésamo  y remover.
Deshacer la maizena en el agua y agregar la miel y la salsa de soja, remover hasta que se integre bien todo y verter sobre las costillas.

Como en casa tienen mucho éxito hice bastante cantidad y tuve que usar dos fuentes: 

Revolver todo para que se mezcle y dejar macerar al menos 1 hora o toda la noche hasta el día en que la vamos a cocinar. Este paso es importante y suelo dejarlas toda la noche para que se impregnen bien.

Podéis hacerlas al horno poniéndolas en una bandeja de horno en la que hemos puesto papel de aluminio dejando generosamente cantidad sobrante por los lados. Sobre el papel aluminio poner las costillas y cubrimos con otra tira de papel de aluminio. Doblar los bordes uniéndolos de forma que nos quede un paquete bien cerrado. Si vemos que es mucha cantidad y que no nos alcanza el papel repartir las costillas y hacer dos paquetes.

Una vez los paquetes preparados, hornear durante 1 hora a 180º-200ºC, según cada horno.

Si tenéis microondas con función horno, lo que son los hornos microondas de convección, podéis poner el microondas en modo horno de convección a 900 vatios una media hora y listo.

Servir acompañas de una ensalada o unas patatas fritas, al gusto. ¡Deliciosas!

Son perfectas para servir en fiestas o comidas con amigos ya que se pueden dejar hechas y calentarlas antes de servirlas.

Besos.

Notas: esta receta las podéis probar a hacer también con chuletas, carne a trocitos de pollo, cerdo o ternera o con alitas de pollo….  de cualquier manera está buena. Esta receta se la pase a una amiga y a ella le gusta hacerla con alitas de pollo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.