PATATAS PANADERAS

Hoy os traigo unas humildes pero deliciosas patatas panaderas. Son la mejor opción de guarnición para platos de carne, pescado,… o si sois fans de las patatas como plato principal.

Os quiero enseñar esta receta porque en un símil con la ropa sería lo que se llama un “fondo de armario”. Hay muchas formas de preparar estas patatas, y tiene mil variantes. Os dejo mi forma de hacerlas y espero que os guste.

 

Esta receta tiene dos partes, una primera en la que las patatas se cuecen o se fríen y luego una segunda en la que se guisan en una sartén.

Habitualmente uso más la opción de cocer las patatas, si prefieres freírlas, sólo ten en cuenta que luego no tienes que marcar las patatas y que debes echar menos aceite para compensar el que ya llevan. Cualquiera de las dos opciones: cocidas o fritas son igualmente válidas.

Para esta receta y para muchas más es muy recomendable usar una buena sartén como la sarten copper chef. Está muy bien porque al ser cuadrada facilita su almacenaje y nos ahorra mucho espacio. Con ella podemos freír, asar o cocer al vapor…cocina todo tipo de platos y recetas y es apta para cualquier tipo de

 

cocina: eléctrico, de inducción, gas, vitrocerámica, etc.

INGREDIENTES:

  • 5 patatas medianas,
  • 2-3 dientes de ajos,
  • 1 cebolla grande,
  • 1 pimiento verde, (opcional)
  • aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • vino blanco
  • caldo de carne o pescado c/n,
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

c/n = cantidad necesaria.

PREPARACIÓN:

 

Lo primero de todo es lavar y cocer las patatas en una cacerola con agua o cocerlas en el microondas.
Últimamente estoy haciendo esto porque me resulta más rápido. Para cocerlas en el microondas es mejor elegirlas de tamaño medianas-pequeñas, ya que tardan menos en cocerse.

Las colocamos en el microondas envueltas individualmente en film transparente o metidas en bolsas de plástico cerradas y poner unos 4-5 minutos a máxima potencia.

Luego dejamos reposar otros 5 minutos, pues en el microondas la cocción continúa y se completa durante ese tiempo de reposo. Lo que permite que los alimentos se cocicen en su parte central, y no se hagan demasiado por los bordes.

Mientras se enfrían las patatas pelamos la cebolla y cortar en juliana fina. Pelar y cortar los dientes de ajo en rodajas. Lavar el pimiento y cortamos en tiras finas.

Pelar y cortar las patatas en rodajas con un grosor de medio centímetro y todas por igual.

 

Poner en una sartén, si tenéis la master copper mejor,  un poco de aceite de oliva virgen extra a calentar y poner las rodajas de patatas y marcar por ambas caras. Reservar en un plato. (si en lugar de cocidas habéis frito las patatas este paso no es necesario).

Echar en la sartén con el aceite el ajo, la cebolla y el pimiento que habíamos cortados. Una vez esta todo pochado echar las patatas de nuevo, vino blanco o caldo de carne o pescado hasta cubrir, la sal y la pimienta.

Dejar al fuego medio-bajo hasta que el vino se evapore. Removemos de vez en cuando con cuidado, pues se pueden romper.

Ideales para acompañar nuestra carne, pescado o verduras. Probamos para rectificar de sal y pimienta.

¡Que rico y que sencillo!

Muchos besos y animaros a hacer estas patatas panaderas, son la alegría de cualquier plato.




CARNE EN SALSA CON HIERBABUENA

Hoy os traigo una receta de carne en salsa con hierbabuena que me ha encantado y si os animáis a hacerla o vas a sorprender por su riquísimo sabor.

Parte importante en el éxito de una receta es utilizar materias primas de primera calidad y en esta ocasión además de usar los mejores ingredientes he podido disfrutar del Aceite de Oliva Virgen Extra Amarga y Pica. Es un Aceite de Oliva Virgen Extra de auténtico lujo.

Un aceite ideal para cocinar, potencia el sabor de los alimentos. Debido a su gran calidad y a su delicioso sabor amargo es perfecto también para disfrutar en crudo, en ensaladas o por ejemplo, sobre un trozo de pan resulta delicioso.

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de carne de cabeza de cerdo a daditos(o puedes usar otra carne de tu preferencia),
  • 125 ml. de Aceite de Oliva Virgen Extra Amarga y Pica,(1/2 vaso de cuarto de litro)
  • vino blanco,
  •  1 cebolla grande o cebolla y media,
  •  4-5 dientes de ajo,
  •  pimienta,
  • 1-2 hojas de laurel,
  • 2-3 rebanadas de pan,
  • unas ramitas de hierbabuena,
  • sal.

PREPARACIÓN:

Echar el Aceite de Oliva Virgen Extra Amarga y Pica en la olla expres junto con las hojas de laurel. Ponemos la olla a calentar.

Cuando el aceite esté caliente, agregamos la carne cortada en dados junto con la pimienta. Le damos varias vueltas hasta sellarla por todos lados. Este paso de sellar la carne es muy importante, ya que mejora el sabor de la carne y hace que tarde menos en cocinarse.

Con la ayuda de un cucharón sacamos de la olla la carne ya sellada y reservamos.

Aprovechamos el aceite del fondo para freír las rebanadas de pan, dorandolas por ambos lados. La sacamos y reservamos junto con la carne.

De nuevo sacamos partido a ese mismo aceite, en el que echar la cebolla picadita junto con los dientes de ajo también troceados finamente.

Cuando estén pochados (que no dorados) extraemos y vertemos en el vaso de la batidora.

Apartar mientras tanto el aceite del fuego y procesamos en la batidora la cebolla con el ajo hasta hacer un puré.

Volver a poner la olla en al fuego, y añadimos el puré de cebolla y ajo junto con los dados de carne.

Añadir el vino blanco y removemos bien para que se integren todos los ingredientes. Cuando se haya evaporado el vino, añadir agua (o más vino blanco a vuestro gusto) y tapamos la olla. Guisamos unos 20 o 25 minutos en olla exprés, si utilizamos una olla tradicional dejaremos al menos 60 minutos de cocción, y estaremos atentos a que no se evapore todo el caldo.

Tras este tiempo, apartamos el guiso  del fuego y dejamos enfriar un poco antes de abrir la olla. Justo entonces es el momento de añadir las rebanadas de pan frito y la hierbabuena.

Ponemos a calentar de nuevo y llevamos a ebullición, removiendo un poco para deshacer el pan y que todo coja el sabor de la hierbabuena. Dejar así un par de minutos y apartar.

¡Listo! ¡Os aseguro que está delicioso! Un sabor tradicional cómo los hacían nuestras abuelas.

No puedo terminar sin decir que esta receta es de Maribel Barea, y me llegó por su hermana María José, una buena compañera del trabajo. Una de esas recetas que se transmiten de generación en generación y que merece la pena difundir para que no se pierdan estos aromas y sabores que han estado ahi toda la vida: Aceite de oliva, ajo y cebolla, hierbabuena y pan frito!

Y esto es todo, muchos besos y alegría con lo que queda de semana. Me ha encantado hacer esta carne en salsa con hierbabuena,  está uhhmmmm de diez, para rebañar el plato. En casa ha sido éxito total y es que entre el delicioso Aceite, puro oro líquido y la hierbabuena que le da un toque de frescura la carne tiene un sabor inigualable.




ROSCONES DE REYES CON RELLENOS VARIOS

Este año he vuelto a hacer Roscón de Reyes, ya que es muy fácil, está buenísimo y lo mejor de todo es poder rellenarlo a mi gusto. Así súper generosamente.

La receta es la del año pasado, insuperable, por lo fácil y rica que resulta.

Ver la Receta.

Esta publicada en este enlace : Click aquí si queréis ir a la receta del roscón de reyes.

Con esta receta sale un roscón inmenso de grande o bien, como he pensado mejor para este año, hacer 2 roscones  y rellenar cada uno de uno manera.

Este es el de nata:

Maravillosa porción, ¡ains que rico!

Y este el de trufa:

En casa como más gusta es con nata y con trufa así que esos han sido los rellenos, pero podéis rellenarlo de crema pastelera, nutella, cabello de ángel…. ¿os apetece un trocito? ¡Hay de sobra!.

Besitos y que os traigan muchas cosas los reyes magos.




UVAS DE LA SUERTE

Ya metidos en estas fiestas tan entrañables, aprovecho para desearos unas felices fiestas. Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo.

Estas uvas de la suerte están hechas de masa de bollería, son la masa de los bollitos de leche.

INGREDIENTES DE LA MASA:

  • 250 gr. de harina de repostería,
  • 250 gr. de harina de fuerza,
  • 150 gr. de leche,
  • 2 huevos,
  • 100 gr. de azúcar,
  • 35 gr. de levadura fresca de panadería.
  • 60 gr. de mantequilla a temperatura ambiente,
  • 5 gr. de sal.
  • Opcional: añadir a la masa ralladura de 1 limón y de 1 naranja, le da un sabor muy rico.

  • PARA RELLENAR:
  •   3/4 litro de crema pastelera (click aquí para ver la receta de la crema pastelera que ya publiqué hace tiempo).
  • PREPARACIÓN DE LA MASA:
  • Entibiar un poco la leche y añadir la levadura de panadería.
  • Disolver la levadura en la leche y echar en un bol o fuente grande junto con todos los ingredientes de la masa menos la mantequilla y la sal.
  • Amasar a mano o con las varillas amasadoras unos 9 minutos hasta que nos quede una masa lisa y homogénea.
  • Añadimos la mantequilla y la sal y volvemos a amasar otros 7-9 minutos aprox.
  • Tapar con un paño o con films transparente y dejamos reposar la masa dentro del bol unas horas o si queremos hasta el día siguiente dentro de la nevera.
  • Transcurrido el tiempo de reposo, o al día siguiente, ir cogiendo porciones de 40 gr.,  y darle forma de bola.
  • Ir formando un racimo de uvas sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear.
  • Las bolas se ponen separadas unas de otras un centímetro y medio o dos aproximadamente porque crecen al levar y al hornear vuelven a crecer otro poco.
  • Una vez que tengamos el racimo hecho tenemos que poner también el rabito del racimo de uvas.
  • Pintar con huevo batido y dejar levar dentro del horno hasta que suba, aproximadamente 1 hora. Poner el horno a precalentar unos 10 minutos antes de la hora.
  • Volver a pintar con mucho cuidado para no desgasificar la masa y meter al horno precalentado a 180º durante unos 15 minutos aproximadamente, hasta que veamos que está hecho.
  • Una vez hecho lo ponemos a gratinar hasta q tome un bonito color por arriba.
  • Dejar enfriar antes de abrir con un cuchillo de sierra para rellenar con la crema pastelera.
  • Llevar a la nevera hasta el momento de servir y se espolvorean por encima con azúcar glas. ¡listo!
  • ¡Ideales para celebrar el final de un año y la entrada del año nuevo de una forma muy dulce!
  • ¡Delicioso! ¡Rico Rico!
  • Notas: Con esta cantidad de masa sobra masa para hacer además de las uvas unos cuantos bollitos de leche de unos 70 gr. cada uno.
  • Podemos variar el relleno. Normalmente las he hecho de crema pastelera pero puede rellenarse al gusto de cada casa: con crema de pastelera de chocolate, con nata, con crema de café, de tiramisu, crema de queso, ainsss madre mía estan tan blanditas y ricas que les pega cualquier relleno que se os ocurra o sin relleno: a vuestro gusto.
  • Besitos.



PALOMITAS DE MAIZ SABOR ROQUEFORT

¡Buenas! Hoy os traigo unas sencillas pero deliciosas palomitas de maíz sabor roquefort. Desde que me dio por darle sabor a las palomitas he hecho ya bastantes sabores. Os lo iré subiendo en la medida que pueda para que podáis disfrutarlas también en vuestras casas porque están deliciosas.

Para esta receta no pongo cantidades pues dependen de lo intenso del sabor que queráis conseguir.

Ingredientes:

  • – 80-90 granos de maíz, o una bolsa de palomitas para microondas
  • Para la salsa de roquefort que bañará las palomitas:
  • – 3-4 cucharadas de mantequilla,
  • – queso roquefort, azul, o cualquier queso rallado que funda.

Preparación:

En primer lugar hay que hacer las palomitas. Son muy fáciles de hacer con los granos de maíz.

Para ver cómo hacer las palomitas de maíz forma tradicional en una sartén haz click aquí.

Si lo prefieres haz una bolsa de palomitas en el microondas.

Una vez hechas las palomitas, metemos al microondas, ó en un cazo en la vitro, la mantequilla con el queso elegido y calentar hasta que el queso se funda.

Mezclar y volcar sobre las palomitas. Remover bien para que las palomitas se impregnen bien y listo.

¡Deliciosas!

¡Que rico! no dejéis de probarlo.

Besos




ESPINACAS CON GARBANZOS

Me encantan las espinacas con garbanzos y ya llego el momento de dejaros mi receta  porque este tipo de plato cada uno lo hace de una manera y le da su toque personal

Las espinacas con garbanzos son un plato muy sano y equilibrado y me ayuda a mantener una dieta adecuada en mi familia, pues las legumbres se pueden comer hasta 3 o 4 veces a la semana y las verduras como la espinaca se pueden comer a diario.

 

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de espinacas frescas o congeladas,
  • 1 bote de garbanzos cocidos o 200 gr. de garbanzos,
  • 3 dientes de ajo,
  • 2 cucharas aproximadamente de pimiento molido,
  • agua,
  • ¼ de vaso aprox. de aceite de oliva virgen extra (unas 10-12 cucharadas de aceite)
  • 1/2 guindilla o cayena, (si no te gusta el picante no lo eches)
  • 1-2 cucharaditas de comino, según gustos,
  • 1/2 cucharadita de pimienta molida,
  • sal.

PREPARACIÓN:

La noche antes de hacer este plato hay que poner en remojo los garbanzos y el día en que hagamos este receta cocerlos hasta que estén blandos. Prescindir de este paso si usamos un bote de garbanzos cocidos.

Si las espinacas son frescas la primera operación que debemos realizar para este plato es limpiar bien las espinacas y ponerlas a cocer en agua hirviendo hasta que estén tiernas.

Si los garbanzos son de bote (cocidos) no hace falta, pero si son esponjados de la noche anterior también se ponen a hervir con las espinacas (colocando las espinacas encima y los garbanzos abajo en una olla con agua).

Si no estamos en temporada de espinacas y solo las hay congeladas, sigue las instrucciones del paquete de espinacas para cocerlas.

Aparte, en un perol se calienta el aceite y se echan los ajos picados, cuando veamos que ya están medio fritos, no deben nunca tostarse porque así amargan, se baja el fuego para que no se quemen las especias y se añaden las demás especias: la guindilla, la pimienta, el comino y el pimiento molido. 

Apartamos del fuego para que no se quemen o simplemente lo bajamos mínimo y así lo dejamos sobre 1 minuto aproximadamente.

Ponemos de nuevo el perol al fuego y se echan las espinacas y los garbanzos, que una vez cocidos lo hemos sacado de la olla sin escurrirlos en exceso del agua.

Se dejan guisar las espinacas a fuego medio removiendo de vez en cuanto hasta que se evapore el agua. Añadir la sal al gusto, remover y servir.

Un plato delicioso y muy sano.

Besitos.

 




ROSAS DE HOJALDRE Y CREMA DE AVELLANAS

Estas rosas de hojaldre y crema de avellanas son muy fáciles de hacer y quedan muy vistosas. Ni que decir que estas rosas admiten mil rellenos tanto dulces como salados quedando una presentación muy vistosa.

Ingredientes:

  • 2 planchas de hojaldre,
  • crema de avellanas (nutella o nocilla) (o cualquier otro relleno),
  • 1 huevo para pintar el hojaldre,
  • sésamo (opcional).

Preparación:

Encendemos el horno para que vaya calentándose a 200ºC.

Extender nuestro hojaldre sobre una base de papel de hornear y untarlo con el relleno elegido, en este caso crema de avellanas. (Si solo tenéis una lámina de hojaldre untad solo medio hojaldre y tapar con la otra mitad). Cubrir con la otra plancha de hojaldre.

Cortar el hojaldre en tiras.

Giramos las tiras de hojaldre sobre si mismas

y luego las enrollamos sobre si mismas para darles la forma de rosas.

Pintamos con el huevo batido y espolvoreamos con el sésamo (opcional).

Llevar al horno a 200ºC unos 15 minutos. Dejar enfriar antes de servirlas.

Un rico y vistoso bocado.

¡Que rápidas y que bonitas quedan!

Besitos.




HELADO DE FRESAS

Este helado de fresas esta delicioso y es súper fácil de hacer.

Solo necesitamos una batidora ¿puede ser más fácil?

Es una variación del “helado muy fácil con solo tres ingredientes” pero perfeccionado, es decir, esta receta es mejor aún en su textura, ya que está más conseguido. Este helado con gelatina no necesita ni estabilizantes ni emulsionante porque la gelatina es un estabilizante que funciona muy bien para los helados. Además podemos hacer el helado del sabor que más nos guste cambiando el sabor del sobre de gelatina o si lo prefieres puedes usar gelatina neutra (sin sabor) y añadir el sabor que prefieras.

 

 

Ingredientes:

– medio litro de agua,

– un sobre de gelatina del sabor que más te guste (el sobre que usé era de 85 gr),

-250 gr. de nata para montar (con 35% materia grasa),

– 250 gr. de leche condensada,

-un par de gotas de colorante alimenticio rojo (opcional).

 

Preparación:

Poner en una batidora de vaso 250 ml de agua hirviendo, añadir el sobre de gelatina.

 

Batir y añadir otros 250 ml de agua a temperatura ambiente y batir todo nuevamente.

Añadir la nata y la leche condensada. Volver a batir.

Se vierte en una fiambrera de plástico con tapadera y se deja en el congelador unas 3 horas hasta que comience a congelar.

Entonces echar en un bol o fuente y batir con la batidora de varillas como si fuéramos a montar nata. Echar si quieres, un par de gotas de tinte alimentario rojo. Es sorprendente como la nata se monta y la cantidad de helado crece. Este momento es un momento: ¡guau, que bien! Le estamos metiendo aire al helado para que nos quede más cremoso.


Echar de nuevo al tupper, aunque ya no te cabe en uno solo y necesitarás otro tupper más.

Llevar al congelador durante 4-5 horas aproximadamente hasta que cuaje.

Servir tal cual, presentándolo en copa para helados y si deseas pues añade algún topping como hilos de sirope o algún fruto seco troceado o fideos de colores… al gusto.

 ¡Os recomiendo que lo hagáis os va a encantar tanto por lo fácil y rápido como por el resultado: un helado ideal!

¡Buenísimo!

Besitos.




BRAZO GITANO DE NATA, GUINDAS Y CHOCOLATE

El brazo de gitano creo que es una de las primeras recetas que hacemos los amantes de la repostería. Pues es como hacer un bizcocho pero al quedar en espiral queda muy decorativo, además admite infinitos rellenos y coberturas y siempre tiene mucho éxito lo lleves a donde lo lleves. Esta receta de brazo de gitano de nata,  guindas y chocolate es riquísima y es bastante fácil pero tiene varias elaboraciones y puedes hacerlo de una vez o hacerlo en dos días.

Ingredientes:

Preparación:

Lo primero es hacer el bizcocho plancha. Una vez este hecho sacar del horno y  volcar con cuidado sobre un paño de cocina o si hemos usado papel de horno con el mismo papel de horno enrollar el bizcocho, aún caliente y dejar que se enfríe así enrollado.

Cuando esté frio, desenrollar el bizcocho y retirar el papel.

Ya lo tendríamos listo.

Ahora es el momento de bañar el bizcocho con la salsa de guindas,

puede ser que se os rompa un poco, pues el bizcocho sale muy fino y al bañarlo se reblandece pudiendo partirse pero no importa, queda riquísimo y al final no se nota.

Luego rellenarlo con la nata montada.

Y volver a enrollar el brazo gitano.

Guardar en el congelador por unos 10-15 minutos para que enfríe bien y mientras fundir el chocolate.

Pasados los 10-15 minutos en el congelador sacar y bañarlo por encima con el chocolate fundido.

Guardar en la nevera hasta que enfríe y listo para servir.

Si queréis podéis decorarlo pero “mis canivales” estaban ansiosos por hincarle el diente y salte este paso.

Espero que os guste ¡estaba buenísimo!

Aqui os dejo por si os apetece ver otros brazos que tengo publicados:

Brazo de gitano de nata y fresas

Brazo de gitano de yema y nata

Besitos.




SALSA DE GUINDAS

Esta receta surge de aprovechar una caja de 2 kg de guindas que tenía que gastar antes de que se estropearan.

Puede tener muchísimos uso: para acompañar cualquier dulce: bizcochos, helados, cremas, etc o para calar bizcochos.

En las carreras diarias que todos vivimos me pongo a planificar mi día y cuando voy a hacer la receta ¡no tengo peso! Lo había prestado y aún no había vuelto….

Bueno decido solucionarlo haciendo una especie de proporciones inventadas con las miras puestas a lo que quería conseguir: era una mermelada pero más líquida tipo salsa.

Como ya os comenté no tenía peso y decidí coger un vaso para medir las proporciones. Podéis usar de unidad de medida el recipiente que queráis.

 

Ingredientes:

– 1 medida y media de azúcar,

– 1 medida de agua,

– 1 medida de guindas deshuesadas,

– el zumo de medio limón (opcional).

 

Preparación:

Deshuesar las guindas y reservar.

Mientras las deshuesamos ponemos el agua y el azúcar a hervir. Cuando empiece a hervir se añaden las guindas deshuesadas y se dejan por espacio de unos 5-7 minutos.

Batir las guindas con el almíbar y si queréis que os quede más fina aun, como una salsa comercial, pasadla por un chino o colador. Esto último no es necesario, salvo que te guste totalmente fina.

Dejar enfriar y ¡ listo !

Se conserva por bastante tiempo gracias al azúcar que actúa de conservante natural, pero consumirla lo antes posible es lo ideal.

Besitos.