SALSA DE GUINDAS

Esta receta surge de aprovechar una caja de 2 kg de guindas que tenía que gastar antes de que se estropearan.

Puede tener muchísimos uso: para acompañar cualquier dulce: bizcochos, helados, cremas, etc o para calar bizcochos.

En las carreras diarias que todos vivimos me pongo a planificar mi día y cuando voy a hacer la receta ¡no tengo peso! Lo había prestado y aún no había vuelto….

Bueno decido solucionarlo haciendo una especie de proporciones inventadas con las miras puestas a lo que quería conseguir: era una mermelada pero más líquida tipo salsa.

Como ya os comenté no tenía peso y decidí coger un vaso para medir las proporciones. Podéis usar de unidad de medida el recipiente que queráis.

 

Ingredientes:

– 1 medida y media de azúcar,

– 1 medida de agua,

– 1 medida de guindas deshuesadas,

– el zumo de medio limón (opcional).

 

Preparación:

Deshuesar las guindas y reservar.

Mientras las deshuesamos ponemos el agua y el azúcar a hervir. Cuando empiece a hervir se añaden las guindas deshuesadas y se dejan por espacio de unos 5-7 minutos.

Batir las guindas con el almíbar y si queréis que os quede más fina aun, como una salsa comercial, pasadla por un chino o colador. Esto último no es necesario, salvo que te guste totalmente fina.

Dejar enfriar y ¡ listo !

Se conserva por bastante tiempo gracias al azúcar que actúa de conservante natural, pero consumirla lo antes posible es lo ideal.

Besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.